EXPOSICIÓN “MÍSTICA” - SEVILLA

Fundación Cajasol.

La Fundación Cajasol comienza el año 2019 con una nueva exposición que enriquece sobremanera la oferta expositiva que nuestra Sala Murillo aporta a la vida cultural sevillana y andaluza.

En esta ocasión se trata de una exquisita muestra itinerante del artista hispano-búlgaro Valentín Kovatchev, afincado en Andalucía hace más de cinco lustros; grabador, dibujante y pintor de larga trayectoria y más que reconocido prestigio dentro y fuera de nuestras fronteras. “Mística” reúne una extraordinaria selección de 63 piezas en grabado, dibujo, pintura, escultura, planchas-matrices de grabado y arte digital, representativa de los períodos búlgaro y, sobre todo, español, con su llegada desde Sofía a Andalucía en 1992.

Precisamente fue en Sevilla, hace ya más de dos décadas, donde Kovatchev recibió sus primeros reconocimientos y galardones españoles, con lo que sin duda esta exposición reviste para él un especial carácter emotivo.

Para el público sevillano es toda una oportunidad de admirar la impecable técnica que envuelve todo el universo creativo de Valentín, cuyo fecundo mundo interior aflora en su obra, que se extiende en innumerables colecciones públicas y privadas y en museos de todo el mundo.

Estoy seguro que a los visitantes de “Mística” les sorprenderá su carácter polifacético, tanto en sus expresiones artísticas como en la temática, y una mirada atenta a su obra revelará al observador la singularidad de este autor que nunca realiza ningún boceto ni dibujo preparatorio para concebir sus creaciones.

E igualmente convencido de que les impresionarán la galería de retratos, entre los que destacan, entre otros, los de la Reina Letizia, el Rey Simeón de Bulgaria, Leonardo da Vinci, Velázquez, Goya o Dalí. Por sus vínculos con nuestra tierra, permítanme que les recomiende los aguafuertes “Jesús del Gran Poder” y “Virgen de la Macarena”, de la serie “Andalucía Espiritual”.

Sin duda Kovatchev es un ejemplo de fusión multicultural y de sensibilidades; buena prueba de ello es la serie “Majestic Horses” en la que vincula la majestuosidad de los caballos andaluces con los legendarios corceles tracios de su tierra natal.  Asimismo, “Don Quijote con alma búlgara” representa un singular encuentro de civilizaciones a través de la obra más universal de la literatura española. Igualmente, resultan de sumo interés las series “Erosión” inspirada en obras maestras de la pintura de iconos bizantinos, pero ejecutada en la técnica del aguafuerte; “Las Meninas”, “Música en Azul” y “Tavromagia”, entre otras.

Para la Fundación Cajasol es un orgullo acoger esta magnífica exhibición itinerante, que comenzó en 2018,  organizada en colaboración con la Embajada de la República de Bulgaria en España y el Consulado en Andalucía, con motivo de la Presidencia Búlgara del Consejo de la Unión Europea y que viene a consolidar, una vez más y a través del lenguaje del arte, los vínculos humanos, culturales y afectivos entre España y Bulgaria.

Antonio Pulido

Presidente de la Fundación Cajasol.

Embajador de Bulgaria

Es un enorme placer y un gran privilegio poder presentar la exposición “Mística” del excepcional artista búlgaro-español Valentín Kovatchev en la prestigiosa Sala Murillo de la Fundación Cajasol de Sevilla.

A través de sus obras aquí presentes y a su continua evolución artística, a lo largo de más de medio siglo, veremos cómo Kovatchev se inspira en temas relevantes tanto españoles como de su país natal. Todos ellos conforman, en gran parte, los argumentos principales de sus admirables creaciones; así, a través de su obra, podemos sentir verdaderamente la vitalidad de las relaciones entre España y Bulgaria.

Su temprana formación artística y su licenciatura académica, en la especialidad de grabado, fueron en Sofía pero será en Andalucía donde el artista no solo logra engrandecer su discurso plástico, sino que marcará el comienzo de una nueva etapa donde se establecen los cimientos de una carrera eminentemente internacional y muy reconocida.

Ya sea en sus óleos, dibujos, aguafuertes o esculturas, el artista recrea un mundo mágico y fantástico donde las figuras representadas cobran protagonismo y vida propia. Pero lo que particularmente encanta en el arte de Kovatchev es el encuentro con un mundo interior tan enriquecedor, compuesto de tan variados elementos y temáticas. Su arte nos conduce sin límites a una realidad onírica que aborda muy activamente nuestro concepto del mundo, nuestras experiencias culturales y nuestra situación emocional.

Eso se ve muy claramente en las Series “Erosión”, en la que incide sobre la erosión de los valores humanos y realizada en Bulgaria; “Anatomía del Toro Salvaje”, su primera Suite española; “Andalucía Espiritual”, “Caballos y Ensueños”, “Música en Azul”, “Robotikas”, “Music Collector”, “Tavromagia” y prácticamente en todas sus creaciones, en donde el público queda cautivado por su talento.

La calidad y espiritualidad de su obra nos llena de orgullo y fascinación a todos, expertos y profanos. Porque Kovatchev es uno de los grandes creadores contemporáneos que, sin duda, pasará a la posteridad de la Historia del Arte.

Le apreciamos mucho como la persona que ha sido testigo y uno de los representantes en las relaciones bilaterales búlgaro-españolas en el ámbito cultural durante largos años. Por ello, nos pareció muy adecuado y oportuno que la exposición itinerante “Mística” formase parte de los eventos representativos en España con motivo de la Presidencia Búlgara del Consejo de la Unión Europea.

Mi más sincera admiración, así como el apoyo de la Embajada de la República de Bulgaria ante el Reino de España.

Ivan Kondov

Embajador de la República de Bulgaria ante el Reino de España.

Cónsul Honoraria de Bulgaria en Andalucía.

Era la primavera del 2016 cuando tuve el honor de asistir, en el Ateneo de Madrid, a la inauguración de la exposición “Anthology” del artista hispano-búlgaro Valentín Kovatchev, a cargo de Doña Margarita Popova, Vicepresidenta de la República de Bulgaria y del Embajador Don Kostadin Kodzhabashev. El acto contó con la presencia de Sus Majestades el Rey Simeón II y la Reina Margarita de Bulgaria, entre otras personalidades, embajadores y diplomáticos.

Hasta ese momento no conocía su obra, pero bastó una mirada para quedarme tremendamente sorprendida de la exquisitez de las piezas que componían aquella antología. Tanto fue así que no dudé, ante semejante belleza, en  proponer una exposición en mi ciudad natal, Sevilla, y sede del Consulado de la República de Bulgaria en Andalucía.

Y así fue como aquel fortuito encuentro ofrecería una nueva ocasión para disfrutar de las fantásticas creaciones de este extraordinario autor internacional ya conocido, desde hace más de dos décadas, en los círculos artísticos locales por las distinciones de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y el Ateneo de Sevilla.

Pero “Mística” no es solo una sensacional exhibición representativa de los excelentes lazos entre España y Bulgaria, que lo es. También ofrece una sorprendente dimensión didáctica que relaciona nuestra ciudad y el grabado, como comprobarán los visitantes.

La importancia de la técnica del grabado como única tecnología de reproducción de imágenes existente desde el S. XV al S. XIX y, por lo tanto, trascendental para el desarrollo de la humanidad así como su vinculación con Sevilla forman parte de la Historia; ya que en 1480 se imprimió el primer incunable ilustrado con grabados producido en España, el Fasciculus Temporum, que junto con las planchas-matrices de zinc de “Jesús del Gran Poder” y “Virgen de la Macarena”, entre otras, se exponen por primera vez al público.

Ese mágico mundo del grabado también atraparía a grandes maestros como Durero, Ribera, Rembrant, Doré, Goya, Picasso o Dalí, entre otros. Célebres son sus legados de obra gráfica a través de los siglos. La dedicación exclusiva de Kovatchev al grabado duró más de tres décadas. Inventó una insólita técnica al aguafuerte y hasta la fecha ha realizado más de cuatrocientas planchas-matrices. En 1996 retomaría el dibujo con la impresionante pieza galardonada “El Viejo Picador”, en exposición, y en 2001 volvería a la pintura.

Pero en su camino existe una luz que le guía y que no hay que olvidar porque es muy importante, el apoyo de Charo, una mujer cuya delicada y abnegada presencia introduce el equilibrio e inspiración, tanto en su vida como en la creación de sus excepcionales obras.

Es otro gran honor que la entrañable Sala Murillo de la Fundación Cajasol albergue esta exclusiva exposición que, sin duda, va a ofrecer la oportunidad a todos cuantos la visiten, adentrarse en el universo creativo de este artista al que admiro profundamente y a quien deseo que siga cosechando tan merecidos éxitos. 

Dra. Rocío Vázquez Ruiz

Cónsul Honoraria de la República de Bulgaria en Andalucía

  Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

Conocidas, tanto a nivel nacional como internacional, son la personalidad artística y la obra del búlgaro hispanizado Valentín Kovatchev, su pericia compositiva y la perfección de su oficio en el nada fácil arte del grabado, le hacen acreedor de ello. En efecto, exquisito dibujante, hábil perspectivista y en posesión de una delicada cromática, ha sabido crear una vasta obra, de variada temática, en la que hace gala de su dominio de toda clase de técnicas grabatorias.

Ello ha sido motivo, y creo lo seguirá siendo de aquí en adelante, por lo cada vez más positivo de los resultados, el que hayan sido numerosas las recompensas recibidas, a todos los niveles, en varios certámenes públicos así como el que haya sido objeto de comentarios muy favorables por parte de la crítica. No es mi intención el detallarlos, pero sí resaltar la entidad de los primeros y belleza y calidad de todas ellas.

Atraído por el prestigio de las mismas, Kovatchev ha concurrido, en dos ocasiones, a la anual Exposición de Otoño que, desde 1951, viene organizando la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. La primera vez fue en 1994 y lo hizo con un precioso aguafuerte, titulado, “Anatomía del Toro Salvaje II”, que mereció del Jurado calificador una Mención Honorífica, cuyo diploma acreditativo le fue entregado en la sesión solemne celebrada, para repartir los premios del referido certamen, el día de la fiesta de la regia titular de la Corporación.

La segunda ha sido el año siguiente, enviando a la XLIV edición del mismo, una pieza verdaderamente magistral. Se trata del magnífico aguafuerte, de 60 x 50 cm., titulado “Anatomía del Toro Salvaje III”, que mereció el tercer premio, otorgado por el Instituto Británico de Sevilla, que, al igual que el año anterior, recibió solemnemente el día de Santa Isabel de Hungría. La obra premiada, que, conforme a lo estipulado en las bases del certamen, ha pasado a la colección de la entidad docente británica, es, desde el punto de vista temático y estilístico, una interesante y logradísima mezcla de elementos figurativos –el doble toro y una bella cabeza humana, principalmente- con otros un tanto surrealistas que aparecen dentro de un simbólico triángulo equilátero que, verticalmente, domina la composición.

Expresionismo, mensaje onírico así como unos curiosos interrogantes iconográficos posee este precioso grabado al par que se aprecian, tanto en su elaboración como en su mensaje, claras influencias goyescas y picassianas pero sin que ello suponga el menor ápice de plagio sino, por el contrario, un enriquecimiento harto positivo del amplio bagaje cultural del artista y de su capacidad para crear obras novedosas partiendo de la mejor tradición del oficio artístico que cultiva.

Si a todo lo expuesto se añaden la pulcritud de ejecución y la agradable, aunque agresiva, cromática de la pieza, no otra conclusión posible que la de afirmar que nos encontramos ante la obra de un artista maduro, aunque en constante superación, que, al par de triunfar con la aludida pieza, fue capaz de lograr el primer premio en el VII Concurso de Grabado “Ciudad de Burgos” con el aguafuerte “Erosión XII. San Jorge con escenas de su vida”; el premio del Ateneo de Sevilla con la obra “Roma, Sueño de un Viaje I” y el segundo premio de grabado en el “IV Salón de Dibujo y Grabado de Madrid” con la pieza titulada “Erosión IV, San Pedro y San Pablo”.

Todas estas circunstancias, la brillantez de su “curriculum” y lo prometedor de su futuro, hicieron que tres Académicos Numerarios de la sevillana de Bellas Artes –los pintores Armando del Río Llabona, Juan Cordero Ruiz y el arqueólogo Ramón Corzo Sánchez- lo propusieran para Correspondiente de la misma en Málaga, Torremolinos –su actual residencia española- lo que fue aceptado de modo unánime por el pleno corporativo. Por ello y desde el pasado mes de Diciembre, Kovatchev pertenece a dicha Real Corporación en la mencionada categoría escalafonal.

Al dar a conocer tan merecida recompensa, quiero hacer pública mi felicitación por la misma así como el ferviente deseo de que ésta no se convierta en punto omega de su carrera sino, por el contario, en el alfa de una muy larga y brillante para cuyo desarrollo posee, aparte la tenaz voluntad de superación ya consignada, unas muy cualificadas dotes creativas y una excelente preparación cultural.

 

Antonio de la Banda y Vargas  

Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

Sevilla, 1997

SALA MURILLO

Francisco de Bruna, 1.

SEVILLA

23 Enero – 1 Marzo 2019

Horario

Lunes a Sábados:      11:00 h – 21:00 h

Domingos y festivos: 11:00 h – 18:00 h

Visitas guiadas y talleres familiares: reservas@cajasol.com | Tel. 955 18 38 30

Proyección del audiovisual “Valentín Kovatchev y el arte del grabado”

Sábados y domingos el artista hará visitas guiadas